Un vistazo a la próxima normalidad de la Consultoría

La consultoría siempre ha sido un negocio impulsado por la propiedad intelectual y el conocimiento, movilizado por marcos y estructuras y dirigido por la ciencia de los datos. Sin embargo, el COVID-19 ha ayudado a establecer el hecho de que la consultoría es ante todo un negocio de personas. Sus nuevos hábitos, las relaciones interpersonales, la apertura de la comunicación y la comodidad con las nuevas prácticas que ha traído la pandemia podrían hacer o deshacer el próximo negocio de consultoría de éxito.

En este artículo doy un vistazo a la próxima normalidad probable para la consultoría a través de la lente de mi experiencia, para predecir y prepararse para los cambios permanentes que se avecinan.

El cambio acelerado hacia los equipos remotos

La consultoría se basaba en equipos distribuidos a nivel mundial mucho antes de la pandemia y los marcos para el trabajo a distancia ya eran sólidos. El fácil acceso a la videoconferencia, la accesibilidad de los datos, la presentación estructurada de informes y una reserva mundial de talentos puede haber hecho que el cambio parezca inevitable, pero el COVID-19 lo hizo urgente.

Tras un breve período de ajuste, la mayoría de las consultorías se recuperaron con un alto grado de productividad. Los instrumentos recientemente solicitados, como las sesiones de intercambio de ideas a distancia basadas en pizarras, han sido la norma en las consultorías durante un tiempo. Herramientas como Miro, Stormboard y Epoch han formado parte del flujo de trabajo y los equipos siguen informando de un buen grado de productividad a pesar de la falta de presencia física en las sesiones de brainstorming.

Según un informe, el paso a trabajar desde casa ha tenido sólo un pequeño impacto negativo en la productividad – una reducción media del 1 %. Más del 40 % de los trabajadores preferirían trabajar a distancia a tiempo completo en el futuro.

Era evidente, incluso antes de la pandemia, que el trabajo a distancia era una alternativa más barata; sin embargo, el escenario actual ha disipado las dudas que persisten sobre la productividad.

Reducción de gastos y grandes oportunidades

En lo inmediato y a largo plazo, las reuniones en persona podrían considerarse experiencias estresantes, innecesarias e incluso peligrosas que requieren un alto nivel de gastos y participación. En cada reunión habrá que seguir un distanciamiento social engorroso y medidas de saneamiento que impliquen un alto grado de coordinación. Además, las restricciones de viaje y de cuarentena podrían hacer que las reuniones en persona se convirtieran en una reliquia del pasado. Así como las empresas decidieron reducir la impresión, también trabajarán conscientemente para viajar menos. Para las empresas consultoras ya acostumbradas a equipos distribuidos, esto es una bendición disfrazada.

Los clientes también están empezando a reconocer los beneficios de este nuevo mundo. La capacidad de entregar un compromiso a gran escala 100% a distancia se ha convertido en una credencial importante para las consultorías de hoy. De hecho, los clientes están rechazando el personal in situ y construyendo la cláusula de trabajo a distancia justo en sus “solicitudes de propuestas”.

A medida que se viaja menos, los presupuestos para viajes, alojamiento y desplazamientos se reducirán y podrían destinarse a la mejora de las habilidades y la reconversión del talento o al desarrollo de la infraestructura digital.

Además, el tiempo ahorrado al evitar los viajes podría dar lugar a iniciativas que lleven a un mayor compromiso. Ya no será sólo la presencia “física” la que defina la productividad, sino la accesibilidad, flexibilidad y disponibilidad de las personas involucradas.

En esencia, las consultorías pasarán de “fuera de la vista, fuera de la mente” a “fuera de la vista, pero no de las ideas”

La “Productización” de la Consultoría

A medida que los equipos remotos se conviertan en la norma, el negocio de la consultoría evolucionará para aumentar la facilidad de hacer negocios de nuevas maneras. Los servicios de consultoría comenzarán a ser más “productivos” con un alto grado de transparencia y pocas características ocultas.

Un mercado ‘similar al de Amazon’ en el que tanto las consultorías como los consultores son clasificados y categorizados en base a varios atributos podría ser la nueva realidad de la consultoría.

Estos atributos podrían ser la capacidad, la asequibilidad, la disponibilidad, etc. La demanda de ir a lugares remotos derribará las construcciones de la industria de la consultoría que la han hecho relativamente difícil de acceder.

Cuando se trata de explicar la nueva realidad de la consultoría, me viene a la mente una anécdota de la NBA. En la década de 2010, los analistas y los equipos se dieron cuenta de que a pesar de la menor probabilidad de puntuación, el tiro de 3 puntos valía la pena. Hasta entonces, la norma era no confiar en los tiradores, sino en los grandes jugadores que obtenían un alto porcentaje de tiro cerca de la canasta. De manera similar, las prácticas tradicionales de la consultoría se han transformado de la noche a la mañana en nuevas y beneficiosas. La comprensión de que viajar menos y depender de equipos remotos podría ser bueno para el negocio podría parecer obvia, pero se necesitó una pandemia para que la industria se diera cuenta.

Preguntas sin respuesta

Se podría argumentar que el impersonal y distante establecimiento de trabajo remoto es como pisar aguas inexploradas.

Si la consultoría sigue el camino de ser totalmente virtual, segmentada y estandarizada, ¿perderán las empresas lo que hace que los individuos y sus ideas sean únicos? ¿Qué efecto tendrá eso en el negocio? Por ahora, estas preguntas permanecen sin respuesta mientras encontramos nuestra salida de estos tiempos sin precedentes.


Artículo publicado originalmente por Inder N. Dua bajo el título “A Glimpse into the new normal of Consulting” en https://www.infosysconsultinginsights.com/2020/08/25/a-glimpse-into-the-next-normal-of-consulting/

Inder ha estado con Infosys Consulting por 14 años, tiempo en el cual ha trabajado en varios roles a través de la organización. En total, tiene casi 20 años de experiencia en la definición de estrategias y en la implementación de programas a gran escala en las áreas de marketing digital, reingeniería de procesos y servicios gestionados. Ha ayudado a los clientes a crear casos de negocios estratégicos, a desarrollar nuevos modelos de diseño de la organización y a impulsar iniciativas de crecimiento. Como parte de su viaje de consultoría de gestión, también ha dirigido varios programas en torno a la optimización de los procesos empresariales, la conceptualización del marco de realización de valor y el establecimiento de oficinas de gestión de programas para ejecutar grandes proyectos de cambio. Inder se ha desempeñado como asesor en la implementación de hojas de ruta de estrategia de TI y en el establecimiento de una base para la función de director de clientes. Como socio, Inder se centra en nuestra vertical de ciencias de la vida con la alineación de competencias en el cumplimiento de la normativa, las operaciones de servicios gestionados y la toma de decisiones basada en datos anclada en la automatización y la digitalización. Es un defensor de la diversidad, con un 47% de mujeres en el equipo y es miembro del comité directivo de la iniciativa DiveIn en la India.

Leave a Reply