El ADN del innovador de Jeff Dyer

La innovación y la creatividad -de dónde proceden estas fuerzas tan humanas y cómo pueden aprovecharse- no son misterios insondables. Tampoco son rasgos dados por Dios o reservados a los genéticamente superiores o a unos pocos elegidos. En realidad, no hay necesidad de quedarse perplejo ante ellas ni de mirarlas con ojos deferentes y distantes.

Existe un amplio conjunto de trabajos serios que han aislado, recopilado y analizado exhaustivamente sus componentes y lo que los hace funcionar. Estos estudios han encontrado patrones y procedimientos comunes que pueden hacer que estos poderosos enfoques estén disponibles para TODOS nosotros. Sólo tenemos que tener el valor y la voluntad de adoptarlos.

El ADN del innovador, de Jeff Dyer, Hal Gregersen y Clayton M. Christensen, es el resultado de un estudio de ocho años de colaboración en el que se entrevistó a cientos de inventores de productos y servicios revolucionarios, a fundadores de empresas que cambian el juego, a directores generales que han impulsado con éxito la innovación en empresas ya existentes y se encuestó a más de 5.000 ejecutivos en más de 75 países. Este libro ofrece la salsa definitiva, no tan secreta, de cómo un individuo, un equipo o una empresa pueden ser más creativos e innovadores. Para subrayar la importancia de esta receta, los investigadores también relacionan sus conclusiones sobre la actividad de innovación de las empresas con el valor de mercado de las mismas y calculan cómo el compromiso tangible de una empresa con el desarrollo de la innovación crea una prima de innovación (los inversores votan con sus carteras) por encima del flujo de caja de la empresa y el valor contable actual.

Las cinco habilidades clave para el descubrimiento

Los autores llevan al lector a través de lo que llaman el ADN de los innovadores disruptivos explicando las habilidades de descubrimiento de: Asociar, Cuestionar, Observar, Crear Redes y Experimentar. El libro comienza con un mensaje motivador: «¡La innovación disruptiva empieza por ti!». Y una cita inspiradora del innovador de los innovadores, Steve Jobs, «Quiero poner un ding en el universo».

Los autores describen las habilidades de descubrimiento de la siguiente manera

Asociar

Los innovadores piensan de forma diferente conectando lo inconexo. Los autores pasaron tiempo con Jobs durante su investigación y lo citan a menudo. Por ejemplo, «cuando preguntas a los creativos cómo hicieron algo, se sienten un poco culpables porque en realidad no lo hicieron, sólo vieron algo». Esta afirmación llevó a los autores a concluir que los líderes innovadores asocian lo que observan y cruzan ideas en su propia cabeza y en la de los demás. A partir de su investigación han determinado que las ideas innovadoras florecen en la intersección de diversas experiencias, ya sean las de los innovadores o las de otros.

Los autores también ofrecen secciones en el libro para que el lector las rellene, con el fin de forzar nuevas asociaciones y desafiar al lector a proporcionar «qué pasaría si» para generar algunas posibles nuevas características y beneficios.

Cuestionar

El cuestionamiento es otro elemento clave de los resultados de la investigación del autor, y citan una frase de Ratan Tata: «cuestiona lo incuestionable». Concluyen que cuestionar es una forma de vida para los innovadores. El ex director general de Procter & Gamble, A.G. Lafley, cambió las reglas del juego en P&G haciendo muchas preguntas. Por ejemplo, ¿quién es tu cliente objetivo? ¿Qué quiere? ¿Qué sabes de ella? ¿Qué tipo de experiencia quiere realmente? ¿Qué cree que le falta hoy en día?

Los autores también concluyen que los innovadores hacen preguntas disruptivas y desafían constantemente la sabiduría común. Los innovadores tratan el mundo como un signo de interrogación. La pregunta clásica es: «¿Por qué nadie ha pensado en esto antes?». En el libro, los autores ofrecen un cuestionario para innovadores disruptivos que los lectores pueden rellenar y que les motiva a pensar en sus propias ideas.

Observar

Los autores concluyen que la mayoría de los innovadores son observadores intensos. Como gran ejemplo, comentan una experiencia que tuvo Ratan Tata en un día de lluvia en Bombay que le inspiró a crear el coche más barato del mundo. Tata se fijó en un hombre de clase media-baja que conducía un scooter con su mujer y sus hijos precariamente equilibrados en diferentes ángulos sobre el scooter, y todos ellos calados hasta los huesos. En ese momento se preguntó: «¿Por qué esta familia no puede tener un coche y evitar la lluvia?». Por supuesto, este tipo de observaciones son comunes a cualquier persona que viaje por la India. La diferencia es que él se vio obligado a dar el siguiente paso, algo que no es habitual.

El resultado es el Tata Nano, con un precio de 2.200 dólares. El coche se puede montar a partir de kits en los concesionarios. Fue el coche del año en India en 2010. Esta innovación permitió incluir la financiación, el seguro, la matriculación e incluso las clases de conducción para los nuevos clientes que nunca habían tenido un coche como parte de la experiencia total de propiedad del Nano.

Steve Jobs observó que los consumidores necesitaban la Apple Store, donde podían buscar, examinar y aprender sobre todos los nuevos dispositivos de Apple, e incluso hacer preguntas en un bar de genios. Y Howard Schultz hizo lo mismo mientras paseaba por Italia y se detenía en los bares de espresso italianos, lo que fue la génesis de Starbuck’s.

Los autores también ofrecen Diez preguntas para hacer mientras se observa a los clientes, otra maravillosa y útil herramienta del libro.

Crear vínculos

Otra parte del ADN del innovador es que pensar fuera de la caja a menudo requiere vincular ideas con otros que pueden no estar en su esfera de referencia inmediata. Este proceso de creación de redes es otra característica de los innovadores. Los autores lo describen como el hecho de tender puentes en las redes sociales para obtener nuevas ideas, de forma muy parecida a lo que estamos viendo ahora con frecuencia con una nueva red social emergente tras otra. Por ejemplo, un tuit puede llevar a otro tuit que acabe dando lugar a un nuevo producto o servicio.

Incluso recomiendan formar un grupo de contactos personales con los que trabajar para encontrar o probar nuevas ideas. Los autores descubrieron que muchos innovadores cuentan con un pequeño grupo de confidentes creativos a los que pueden hacer llegar sus ideas para nuevos conceptos. Michael Dell lo describió como un enfoque de colaboración que se apoya en cada miembro preguntando «qué tal esto o qué tal aquello».

Los autores también ofrecen en el libro una serie de lo que denominan «consejos» para desarrollar las habilidades de la red de ideas, así como un esquema sobre cómo diversificar su red de ideas.

Experimentar.

Aquí los autores citan a Thomas Edison: «No he fracasado… sólo he encontrado 10.000 formas que no han funcionado». Jeff Bezos empezó Amazon preguntándose: «¿qué compraría la gente a distancia?». Eso le llevó a lanzar Amazon como la mayor librería de la Tierra.

Un tema interesante, ¿verdad?

Regístrate gratis y podrás:

Acceder sin límites a todo el contenido de los artículos

Visualizar los comentarios sobre cada artículo

Recibir nuestro boletín cada 15 días

Deja un comentario