Cómo diseñar un modelo de negocio más sostenible

Hay tres ingredientes clave en un modelo de negocio sostenible. El primero es el beneficio, el segundo es el impacto medioambiental de la empresa y el tercero es el impacto social.

En el mundo actual, las empresas no deberían centrarse únicamente en los beneficios, sino que deberían tener en cuenta la salud del planeta y la vida que hay en él. Históricamente, esto no ha sido así, pero ahora estamos viendo que grandes empresas como Unilever y Patagonia se centran en estos temas y los convierten en parte de su negocio.

Pero, ¿cómo pueden otras empresas seguir su ejemplo? ¿Cuáles son los principios básicos de un modelo empresarial sostenible? Veámoslo más de cerca.

Cambio de paradigma

La sostenibilidad ya no es una palabra de moda. Pero aunque muchas empresas intentan tener un impacto positivo en el mundo, a menudo el término «sostenibilidad» no está claro, al menos desde el punto de vista empresarial.

En nuestra opinión, hay tres ingredientes clave en un modelo de negocio sostenible. El primero es el beneficio, el segundo es el impacto medioambiental de la empresa y el tercero es el impacto social.

En BMI consideramos que la adopción de estos principios implica un cambio. Las empresas deben pasar de un modelo empresarial lineal a uno circular. Un modelo de negocio circular busca aumentar la vida útil de cualquier producto o servicio haciendo que dure más tiempo, que sea reutilizable o incluso que se pueda usar de una manera diferente.

Ir más allá

La aceleración del consumo obliga a las empresas a analizar cómo crean los productos. Cada vez más, no sólo significa no contribuir al problema en general, sino que implica ser parte de la solución: fomentar los comportamientos correctos de los consumidores. Lo vemos cada vez más en los materiales que muchos fabricantes utilizan para crear todo tipo de productos, desde juguetes hasta ropa o papel higiénico.

Más allá de la producción, tanto las empresas como los consumidores tienen en cuenta las acciones de la cadena de suministro de una empresa como parte de sus consideraciones más amplias de sostenibilidad y, en última instancia, de compra. La logística desempeña un papel muy importante: la reducción del kilometraje, las emisiones de carbono y los tiempos de tránsito son factores que se tienen en cuenta.

Un tema interesante, ¿verdad?

Regístrate gratis y podrás:

Acceder sin límites a todo el contenido de los artículos

Visualizar los comentarios sobre cada artículo

Recibir nuestro boletín cada 15 días

Deja un comentario