Modelo Henderson-Clark: Desaprende para innovar

¿Qué tipos de innovación existen? y, sobre todo, ¿cómo podemos usarlos para organizar nuestra estrategia?

Cuando hablamos de innovación existen dos tipos de expectativas con respecto a esta palabra:

  • Innovamos si somos los primeros en crear algo absolutamente nuevo y único a nivel mundial
  • Innovamos si cada día hacemos algo para mejorar lo que estamos ofreciendo o cómo lo ofrecemos

En realidad existen distintos tipos de innovaciones y ambas interpretaciones pueden ser correctas.

¿Cómo se puede clasificar la innovación?

Existen distintas formas de clasificar la innovación. Hoy nos centramos en el definido por Henderson-Clark.

Este modelo utiliza una matriz con cuatro cuadrantes en base a dos ejes:

  • Si la innovación afecta a los componentes o a las relaciones entre componentes
  • Si la innovación se apoya en los conocimientos ya existentes o significa una ruptura

Según esta clasificación existen innovaciones de cuatro tipos:

  • Innovaciones incrementales: Sólo afecta a componentes y se apoya en conocimientos existentes
  • Innovaciones modulares: Sólo afecta a componentes pero requiriendo conocimientos distintos de los existentes
  • Innovaciones arquitectónicas: Afecta a relaciones entre componentes y se apoya en conocimientos existentes
  • Innovaciones radicales: Afecta a relaciones entre componentes y además requiere conocimientos distintos a los existentes

En función de cuántas piezas afecte la innovación y, especialmente, si lo hace utilizando las mismas bases que se utilizaban anteriormente o si requiere utilizar conocimientos nuevos se podrá clasificar cada innovación

Un ejemplo

Para clarificar los conceptos veamos el ejemplo de un ventilador de techo.

Una innovación incremental sería, por ejemplo, mejorar la eficiencia de las aspas. El resto de elementos (motor, bastidor, anclaje al techo) no se ven afectados por este cambio y para diseñarlo hay que seguir aplicando los mismos conocimientos de aerodinámica que se usaban con las aspas anteriores.

Una innovación modular sería sustituir el motor eléctrico por otro de otro tipo de energía. En ese caso sólo afectamos a un elemento pero para ello tenemos que aprender y utilizar nuevos conocimientos con respecto al uso y la eficiencia energética.

Una innovación arquitectural permitiría convertir el ventilador en uno de mesa. En ese caso habría que modificar varios componentes tales como el bastidor, reducir las aspas, ponerles protecciones, … pero lo haríamos reutilizando los conocimientos existentes de nuestros ingenieros sobre aspas, bastidores, motores eléctricos, …

Un tema interesante, ¿verdad?

Regístrate gratis y podrás:

Acceder sin límites a todo el contenido de los artículos

Visualizar los comentarios sobre cada artículo

Recibir nuestro boletín cada 15 días

Deja un comentario