¿Qué es un modelo de negocio sostenible (y justo)?

Hoy en día la sostenibilidad está de moda. Por razones más que evidentes. Veamos cinco criterios básicos que debe tener en cuenta una organización para que su modelo de negocio pueda considerarse sostenible.

De todas las frases citables contenidas en la carta anual del CEO de BlackRock, Larry Fink, publicada la semana pasada, destaca una:

No hay ninguna empresa cuyo modelo de negocio no se vea profundamente afectado por la transición a una economía de cero emisiones.

Larry Fink

Es una gran afirmación, aunque un poco hiperbólica. Y me hizo preguntarme: ¿Qué es un modelo de negocio sostenible?

Para responder a esta pregunta hay que entender un poco lo que es un modelo de negocio. Alexander Osterwalder, considerado un gurú en el tema, que creó una herramienta llamada el lienzo del modelo de negocio, lo define como las «estructuras fundamentales de cómo las empresas crean, entregan y capturan valor».

Un buen comienzo, pero necesitaba más. ¿Cómo se puede pensar en los modelos de negocio a través de la lente de la red cero, la sostenibilidad y la justicia social? ¿Y qué hace falta para que una organización pase de un modelo de negocio a otro?

No hay ninguna empresa cuyo modelo de negocio no se vea profundamente afectado por la transición a una economía de balance cero.

Consulté a mi viejo amigo Rob Shelton, coautor de «Making Innovation Work» y miembro ejecutivo del Miller Center for Social Entrepreneurship, mi experto de referencia en innovación y su relación con la sostenibilidad.

La innovación del modelo de negocio tiende a centrarse en tres aspectos del valor, me dijo.

En primer lugar, ¿cuál es el valor que se ofrece?

En el pasado, ese valor era bastante tangible: un producto o servicio. En la era de la sostenibilidad, puede haber nuevas fuentes de valor: la salud, la capacidad de reciclaje, la base biológica, la producción local, etc. El valor también puede verse a través de una lente social. Por ejemplo, el modelo de Toms Shoes de comprar uno y dar otro, en el que por cada compra de zapatos, Toms envía un par a una persona necesitada. Se trata de una innovación en el modelo de negocio que aporta valor al mundo, no sólo al cliente.

La tecnología puede crear oportunidades. Pensemos en la producción de alimentos. La agricultura vertical, en la que los alimentos se cultivan en el interior durante todo el año con una fracción de los insumos, aprovecha las innovaciones en iluminación, riego y otras cosas. Lo mismo ocurre con los modelos de moda circular, como el recomercio, en el que una marca de ropa acepta la devolución de prendas usadas, que luego se reforman y revenden. Esto no sería posible sin las modernas tecnologías de rastreo, seguimiento, comercio electrónico y otras.

En segundo lugar, ¿cómo se entrega el valor?

Hemos visto cambios drásticos en el software, por ejemplo. Antes venía en una caja retractilada, luego era descargable y ahora vive en la nube como un servicio de suscripción, una gran innovación con un importante ahorro de energía y materiales. También encajan aquí las actuales plataformas de intercambio, en las que el mismo producto duradero (por ejemplo, un coche, un apartamento o un cortacésped) puede ponerse a disposición de prácticamente cualquier número de personas.

Los envases reutilizables, como los que ofrece Loop, son otro gran ejemplo, en el que los consumidores devuelven los envases vacíos y reciben recambios de productos de cuidado personal, limpieza del hogar y otros. (En el caso de Loop, la innovación es una versión del siglo XXI del modelo de «lechero» del siglo XX). Otro ejemplo es el de las piezas de recambio creadas mediante impresión 3D, que probablemente se produzcan más cerca del cliente, reduciendo el envío y el tiempo de inactividad.

En tercer lugar, ¿quién se beneficia?

Aquí es donde la innovación puede ampliar los mercados y el acceso de los clientes, por ejemplo, fabricando algo más barato o más adaptado a las necesidades o tendencias regionales. O puede dar trabajo a personas que antes eran difíciles de emplear, como antiguos adictos o personas encarceladas. Pero los beneficiarios no tienen por qué ser individuos concretos. Pueden ser comunidades o ecosistemas, entre otros.

«Antiguamente, los únicos que recibían valor eran los clientes y los accionistas», explica Shelton. «Hoy en día, puede ser un conjunto más amplio de destinatarios».

Cinco piezas fáciles

Muchas de estas formas de creación de valor ya están bien establecidas en el mundo de la sostenibilidad. He aquí cinco innovaciones del modelo de negocio que están a punto de acelerarse:

Circular

Claramente, la mejor comprendida, aunque aún es relativamente incipiente. Los bienes y servicios de circuito cerrado, reutilizables, de base biológica y sin residuos representan innovaciones de modelos de negocio en los que las propuestas de valor, los mecanismos de entrega y la accesibilidad del mercado están en juego.

Regeneración

Un espacio emergente en el que las empresas encuentran valor a través de innovaciones que restauran, protegen o mejoran los ecosistemas. La biomímesis y otras innovaciones de diseño inspiradas en la naturaleza probablemente encajen aquí.

Descarbonizado

Productos y servicios fabricados y suministrados de forma que se reduzca enormemente la contaminación climática. Las compras de energía renovable son ejemplos obvios, pero eso es solo un comienzo: Una encuesta de YouGov de 2018 de las corporaciones globales que participan en la iniciativa Science Based Targets encontró que el 52% de los ejecutivos esperaban que al menos la mitad de sus productos y servicios fueran bajos en carbono para 2028.

Un tema interesante, ¿verdad?

Regístrate gratis y podrás:

Acceder sin límites a todo el contenido de los artículos

Visualizar los comentarios sobre cada artículo

Recibir nuestro boletín cada 15 días

Deja un comentario