El trabajo en equipo -no sólo la tecnología- impulsa la innovación sostenible. He aquí por qué

No son las nuevas tecnologías aisladas las que harán el cambio hacia la neutralidad de los gases de efecto invernadero, sino las personas que quieren marcar la diferencia.

Los mayores retos de la sociedad los abordan mejor las organizaciones que no se ven a sí mismas como una empresa o una industria, sino como un conjunto diverso de personas.

No son las nuevas tecnologías aisladas las que harán el cambio hacia la neutralidad de los gases de efecto invernadero, sino las personas que quieren marcar la diferencia.

La innovación sostenible se ve reforzada por asociaciones sólidas centradas en el ser humano.


En el mundo empresarial, a veces es fácil pasar por alto el hecho de que todos somos humanos con nuestras propias ambiciones, retos y capacidades. Pero, ¿por qué debería importarnos eso a nosotros, los de compras, que tratamos con números todos los días?

El departamento de compras está especializado en la contratación de toda la cadena de suministro, en la gestión de proveedores y en proporcionar un modelo para el éxito empresarial y un futuro más sostenible. Tenemos que adoptar un enfoque más centrado en el ser humano en la forma de dirigir nuestras empresas y afrontar los grandes retos mundiales si queremos alcanzar esas ambiciones y marcar la diferencia colectivamente.

La época de las empresas jerárquicas ha pasado; ahora se trata de ser flexibles y dar a los expertos adecuados la posibilidad de asumir tareas específicas, incluso entre competidores.

Esto es especialmente importante para los que trabajamos por un futuro neutro en carbono, en el que las decisiones e inversiones que hagamos hoy contribuirán directamente a la viabilidad económica, medioambiental y social del mundo de mañana.

El poder de las personas

Una organización es tan buena como su gente, y es su inteligencia, habilidades, productividad y lealtad lo que forma la columna vertebral de un negocio fuerte. Se pueden copiar los procesos y las tecnologías, pero nunca se pueden reproducir los seres humanos.

En el Grupo Volvo llamamos a esto capital humano: las cualidades intangibles, pero no menos importantes, que dan forma al balance de una empresa. Invirtiendo en el crecimiento de los empleados es como una empresa puede mantenerse sana. Pero perder a la gente buena puede hacer que las organizaciones, las industrias e incluso los países se resientan.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), por ejemplo, clasificó a Irán como el país con mayor migración de mano de obra entre 90 países en 2006, con más de 180.000 personas que se marchan cada año debido a la agitación política, social y económica de la época. Esto es lo que los economistas denominan «fuga de cerebros», es decir, la pérdida de personas bien formadas de los países menos desarrollados hacia los países que les ofrecen un mayor potencial de ingresos y mayores oportunidades profesionales, y puede tener un impacto devastador en servicios esenciales como la sanidad y la educación en esos países de origen.

Lo mismo ocurre a menor escala con las organizaciones. Exacerbada por la crisis de Covid-19, muchas empresas han visto cómo los empleados se marchaban debido a una serie de malas decisiones, desde la falta de inversión en tecnologías que permitieran un trabajo productivo a distancia hasta la falta de medidas de seguridad disponibles cuando los trabajadores comienzan a regresar a las oficinas.

En nuestro caso, nuestros socios de la cadena de suministro han tenido que trabajar siete días a la semana para paliar la escasez de semiconductores, acero, plástico, caucho, productos químicos, etc., y se ha producido un alto índice de absentismo debido a Covid-19 que ha dificultado la producción y las entregas.

Los trabajadores agotados han llegado al límite. En esta situación habría sido totalmente contraproducente presionar más a nuestros socios de la cadena de suministro. En cambio, hemos cooperado a un nivel nunca visto. Ser absolutamente transparentes y estar abiertos a debatir cómo podemos cambiar juntos la situación nos hace más fuertes a todos. También reconocer el trabajo duro y extender la gratitud a los empleados ha sido una forma de reforzar la motivación para aguantar y seguir luchando juntos.

Un tema interesante, ¿verdad?

Regístrate gratis y podrás:

Acceder sin límites a todo el contenido de los artículos

Visualizar los comentarios sobre cada artículo

Recibir nuestro boletín cada 15 días

Deja un comentario