Los directores de innovación desempeñan un papel crucial para ayudar a las empresas a reinventarse en tiempos difíciles

Una de las funciones clave de un Director de Innovación (CIO) es plantear la cuestión humana y recordar a las organizaciones que son sus personas, y no la tecnología, las que impulsan el cambio.

Al comenzar el año 2020, las empresas de todo el mundo se lanzaban a lo que esperaban que fuera la «década de los 20», un periodo de crecimiento rentable continuado tras el mercado alcista más largo de la historia. Sin embargo, el golpe asestado por la pandemia de Covid-19 puso en suspenso muchos de estos planes, obligando a las empresas a pivotar rápida y duramente para sobrevivir. Un mundo de nuevas oportunidades se abre para aquellas empresas lo suficientemente resistentes como para sobrevivir a esta difícil transición.

En los últimos 18 meses, la transformación digital, incluida la adopción acelerada de la automatización y la analítica, ha sido un importante ingrediente del éxito para las empresas ágiles que están redefiniendo sus modelos operativos. El problema es que la aplicación de las innovaciones tecnológicas no es el único ingrediente del éxito. De cara a un periodo de recuperación, es importante recordar que, cuando se trata de innovación, las personas son tan importantes como la tecnología. Tanto en el ámbito empresarial como en el personal, las personas han adoptado la tecnología para agilizar sus ajetreadas vidas en un mundo en el que las interacciones cara a cara son ahora la excepción y no la regla. La innovación ha sido el motor de la optimización y la eficiencia de las empresas. Una de las funciones clave de un Director de Innovación (CIO) es plantear la cuestión humana y recordar a las organizaciones que son sus personas, y no la tecnología, las que impulsan el cambio.

La evolución del CIO

Este ha sido el núcleo del papel del CIO en el último año y medio. Los CIO son fundamentales para equilibrar el elemento humano del negocio con la necesaria aceleración de la transformación digital. Los CIO han tenido que adaptarse y cambiar sus tácticas para reflejar sus nuevos entornos pero, en cierto modo, la pandemia ha facilitado la tarea del CIO. La innovación va de la mano del cambio. Impulsar el cambio en cualquier organización es un reto inherente, ya que la naturaleza humana es resistirse al cambio. Antes de la pandemia, los detractores argumentaban que, aunque la tecnología estaba perturbando otras industrias, ellos eran diferentes y que no había perspectivas de que la tecnología perturbara su negocio en un futuro previsible. La pandemia cambió esto, bajando el agua para todos los barcos. Según Forrester, los presupuestos de tecnología de Estados Unidos aumentarán un 6% en 2021, lo que pone de manifiesto que Covid-19 ha creado un entorno en el que el cambio transformacional no sólo se considera una opción, sino que para muchos se ve como una necesidad. De hecho, cuando se les preguntó qué iniciativas de TI estaban priorizando en los próximos 12 meses, el 32% de las organizaciones de TI encuestadas querían aumentar la innovación y el 31% querían invertir en tecnología que ayude a los empleados a rendir mejor.

Por otro lado, la pandemia ha dificultado el trabajo de los CIO. La interrupción de los negocios ha llevado a los propietarios y gerentes de las empresas a centrarse más en la preservación de la liquidez. Las innovaciones rara vez generan nuevos flujos de caja netos de forma inmediata, por lo que los CIO se enfrentan a la necesidad de justificar las inversiones que ahora compiten con otras prioridades más inmediatas. Siempre ha habido un equilibrio entre el rendimiento a corto plazo y la inversión a largo plazo. La volatilidad introducida por la pandemia ha agudizado esta disyuntiva.

La prioridad de la transformación

No cabe duda de que los acontecimientos del año pasado han cambiado lo que significa transformar. Inicialmente, entre marzo y septiembre de 2020, muchas de las soluciones que las empresas pusieron en marcha eran temporales y sólo pretendían durar hasta que los equipos se hubieran ajustado a su «nueva normalidad». Se aplicaron como soluciones rápidas para minimizar los trastornos. Se pidieron préstamos, se aplazaron las inversiones y se suspendieron las estrategias. Sin embargo, cuando quedó claro que los cambios serían permanentes, las empresas cambiaron de rumbo y aceleraron sus planes, innovando para sobrevivir a las presiones de la pandemia en curso.

A medida que los líderes buscaban mitigar el riesgo para sobrevivir a los impactos financieros de la pandemia, muchos recurrieron a tecnologías que les ayudaran a afrontar el reto de trasladar todas las operaciones a un entorno remoto, prácticamente de la noche a la mañana. Ya sea convertir una tienda en un mercado online o trasladar las reuniones con los clientes a plataformas de vídeo online, el cambio que antes se consideraba imposible se ha convertido rápidamente en la norma. La pandemia ha provocado un cambio permanente de mentalidad: lo imposible ahora parece posible. Por ejemplo, durante el primer bloqueo, todo el gobierno italiano se trasladó a los servicios en línea en el espacio de unas pocas semanas. Nadie se habría atrevido a sugerir esto antes de la pandemia, incluso en el más extremo de los escenarios.

Los líderes empresariales progresistas reconocen ahora que la curiosidad y la cultura del cambio a través de la innovación son vitales para garantizar el futuro de sus empresas, en todas y cada una de sus formas, un mensaje que se encuentra en el corazón de la ética de todo CIO.

El reto del CIO de equilibrar las personas y la tecnología para construir un lugar de trabajo inclusivo

Las empresas de todos los tamaños se están adaptando a un cambio en las expectativas de los empleados con respecto a su lugar de trabajo y al trabajo a distancia. Algunas empresas, en particular los bancos de inversión, han anunciado el regreso total a la oficina, mientras que otras, incluidas las empresas tecnológicas, han anunciado que el trabajo a distancia o un híbrido, ha llegado para quedarse. Muchas empresas se han dado cuenta de que los antiguos desplazamientos diarios no son ideales. La tecnología ya ha demostrado que puede permitir el trabajo a distancia para muchas empresas, con bastante eficacia.

Las empresas están acelerando sus inversiones en soluciones de automatización para reducir su exposición a futuros cierres patronales, reducir sus costes operativos y mejorar la calidad de los procesos. Por ello, las empresas tienen más razones para invertir en soluciones autónomas, ya que las exigencias tanto de los empleados como de los clientes se han visto transformadas por la pandemia. Sin embargo, es importante que las empresas no descarten el valor de las interacciones y relaciones humanas en su búsqueda por satisfacer las demandas actuales.

Un tema interesante, ¿verdad?

Regístrate gratis y podrás:

Acceder sin límites a todo el contenido de los artículos

Visualizar los comentarios sobre cada artículo

Recibir nuestro boletín cada 15 días

Deja un comentario